Números 8: Aarón enciende las lámparas

2 Comments

  1. Aida Contreras

    Amèn, Gloria a Dios!!!
    Bendito sea El Señor, desde ahora, y para Siempre.
    No hay mayor gozô, què servirle a El. Aleluya!!!

  2. Anónimo

    BENDITO SEA MI SEÑOR, NO SOLO PODEMOS SERVIRLE CON LA PREDICACION, EL EJEMPLO ARRASTRA Y CON NUESTRAS OBRAS Y EJEMPLO, PODEMOS LLEVAR AL SEÑOR ALGUNAS ALMAS QUE SE HAYA ALEJADO DE EL.
    DIOS LOS BENDIGA

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: