Números 28: Las ofrendas diarias

One Comment

  1. Anónimo

    Gracias por su reflexión, Que generoso es Dios nuestro señor al dar a su único Hijo para pagar por nuestro pecados.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: