Levítico 24: Aceite para las lámparas

One Comment

  1. Alejandro Vilchis

    Amén. El dominio propio sólo nos lo da el Espíritu Santo, por que que difícil es quedarse callado cuando nos enfrascamos en una discusión.
    Gracias por su reflexión.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: