Levítico 10: El pecado de Nadab y Abiú

2 Comments

  1. Alejandro Vilchis

    Gracias por su reflexión. Sin lugar a duda hay que ser fieles a la palabra del Señor.

  2. Ruth Martín

    Importante verdad: No “a mi manera” sino a la de Dios…temor, reverencia, levantando manos limpias…. gracias por el comentario.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: