Deuteronomio 10: El pacto renovado

2 Comments

  1. Alejandro Vilchis

    Gracias por su reflexión. Me hace recordar que cunado Jesús vino al mundo no vino a pedir nada, vino a dar su vida por nosotros.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: