Santiago 3: La lengua

5 Comments

  1. Alejandro Vilchis

    Gracias por la reflexión, sin lugar a duda sin la sabiduría de Dios, es muy difícil mantener la boca cerrada principalmente para lastimar a nuestro prójimo o para vanagloriarnos.

  2. Rodolfo Cazares

    Excelente reflexion ! Como emisores ,debemos cuidar el significado de las expresiones,
    como receptores , no todas las cosas son del color que se ven, dependiendo del
    estado emocional en que nos encontremos , se veran …. , las expresiones que emitimos
    debemos de utilizarlas , para bien y ayudar al projimo !
    bendiciones !

  3. Nora Treviño

    Debemos aprender a cuidar nuestras palabras, pensar bien y detenernos de decirlas si no es bueno para quien las va a escuchar.
    Saludos y bendiciones!!!!

  4. Aida Contreras.

    Amén, tesoro de incalculable valor es la Palabra de Dios.
    El, nos de sabiduría de lo alto, para dar frutos agradables llenos de mansedumbre.
    Su Páz sea con todos nosotros que le amamos. Y El controle todo nuestro ser.
    En el Nombre de Jesùs. Amén.
    Bendecido dia amada Hna.sabia reflexión. Gracias al Señor.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: