Levítico 26: Bendiciones de la obediencia

One Comment

  1. Hilda

    Dios es Amoroso cuando le guardamos obediencia pero nos disciplina cuando no lo hacemos. A veces es tan duro que no alcanzamos a comprender pero Dios sabe porqué lo hace.

    Hermosa reflexión.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: