He aquí el Cordero de Dios

He aquí el Cordero de Dios

El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo:

HE AQUI EL CORDERO DE DIOS.

Angustiado E;, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca.

“Si sabéis que El es justo, sabed también que todo el que hace justicia es nacido de El.”

0 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: